Estimad@ ecuatorian@,

Gracias por darme esta oportunidad de expresar toda la gratitud que siento por vivir en este momento en el hermoso país que te vio nacer.

Mi nombre es Jorge Serrano.  Hace 3 años me trajo a tu país un gran sueño:  la oportunidad de crear un espacio de respeto, de aprendizaje, y de sabiduría.  Un espacio donde la ciencia y la tecnología unidos con una gran conciencia social y, sobre todo, las personas, lográramos que los jóvenes de Ecuador desarrollen sus habilidades y conocimientos para servir a una transformación profunda del país, tanto a nivel económico como social.  Este sueño, compartido con todos los estudiantes que acudieron a la llamada, se llama Yachay Tech.

Me atrevo a decir que ninguno de los que vinimos sabíamos cómo hacerlo realidad.  Es algo que se hacía por primera vez aquí, y muchos de los docentes que vinimos trajimos con nosotros experiencias de centros de alto prestigio donde todo estaba ya hecho a nivel de infraestructuras y los equipos funcionaban a pleno rendimiento.  Lo que también trajimos fue una gran dosis de ilusión, de entusiasmo y de corazón.

Después algunos vivimos los vaivenes de estos tres años de existencia, otros nos fuimos, y unos pocos regresamos, pasando por 5 equipos rectorales en tres años.  ¿Se imaginan Ecuador cambiando de presidente y de gobierno cada 6 meses?  Creo que ya vivieron una etapa similar en su historia…

A pesar de ver cómo el precio del petróleo pasaba de 140 dólares a 28 dólares el barril, y de rozar momentos en los que la universidad estuvo a punto de suspender pagos a los docentes, mi entusiasmo por el proyecto y el sueño ha aumentado más y más.   Vivimos épocas en el pasado de rechazo de parte de los docentes de otras universidades, épocas de noticias de escándalos, épocas de confusión entre la universidad de Yachay Tech y la empresa pública de Yachay.  También vimos cómo los edificios de investigación se iniciaban y se dejaba de trabajar en ellos, cómo los procesos de compra de equipamientos se iniciaban hasta 5 veces y los equipos no llegaban.  Por suerte la escuela de Geología logró algunos equipos que ahora están funcionando y, aunque instalados de manera provisional, permiten que logremos resultados “hechos en Yachay Tech”.

A pesar de todo esto, creo más que nunca en el sueño y en el proyecto.  ¿Por qué lo hago?

Hace casi siete años, mi mujer, Sandra, falleció después de una larga etapa de enfermedad.  Quedé viudo con 35 años y una niña de dos años, Sofía, que es el lucero que guía mi vida.  Entonces volqué toda mi atención, recursos y energía en formarme y trans-formarme para contribuir a la evolución de la educación.  Había vivido el dar clases a estudiantes que carecían de vocación y reprobaban la asignatura por falta de propósito:  hacían lo que escuchaban que era lo mejor para ellos, y no escuchaban a su corazón que, en algunos casos, les pedía que hicieran otra cosa.

Junto con otras 5 personas maravillosas creamos una empresa para apoyar sueños como el de Yachay Tech en España y la cerramos un año después.  Las políticas “de austeridad” que se implantaron allí hicieron que muchos puestos de trabajo se cerraran y escuelas y universidades hacían recortes para “sobrevivir” a la falta de ingresos tanto públicos como privados:  muchas familias con recursos dejaron de tener ingresos para costear la educación privada y no se invertía en capacitación.  En ese momento me hablaron de Yachay Tech:  un sueño para transformar a un país a partir de una educación de excelencia, de reinventar un modelo de educación superior para acercarlo a las necesidades de la gente, de la sociedad, y dije “SÍ”.

Desde entonces he apoyado ese sueño:  desde dentro de Yachay Tech como tutor de física, como co-creador del primer programa de innovación y emprendimiento inspirado en la experiencia de desarrollo económico de Singapur, como representante de Yachay Tech en el Global Education and Skills Forum, el congreso en el que se comparten las estrategias más efectivas de enseñanza-aprendizaje y se celebra el equivalente al Premio Nobel de los Maestros, como docente ahora de Física Moderna.  También desde fuera de Yachay Tech: como co-fundador de la Fundación Inspira Educación, como auspiciante de la construcción del Centro de Saberes y Desarrollo Neurológico en Jatarishun, Cotacachi, como mentor de IYAYKU, el proyecto de innovación de Yachay Tech que puede abastecer de agua potable a medio mundo a precios asequibles…

Por ese sueño decidí regresar a Yachay Tech cuando Paola Ayala me ofreció participar en el desarrollo de la Escuela de Ciencias Físicas y Nanotecnología.  A ella y a Fernando Albericio les estoy inmensamente agradecido por esa oportunidad de “arremangarme”, ponerme la camiseta de Yachay Tech y, sobre todo, disfrutar acompañando a la mejor generación de estudiantes que he tenido el privilegio de servir como docente, viendo como crecen, aprenden, y desarrollan habilidades de investigación y liderazgo que ni siquiera podía soñar cuando tenía su edad.

Agradezco a todas las personas que estamos en Yachay Tech nuestro compromiso con este sueño que cada uno vemos a veces desde perspectivas diferentes y que, sin embargo, todos apoyamos. Agradezco también a todas las personas que en algún momento formaron parte de este proyecto, y que con sus palabras, sus actos, su presencia, su sudor y, lo más valioso, su tiempo, contribuyeron a lograr que la universidad sea lo que es hoy.  Agradezco por último a las personas que vendrán y continuarán construyendo sobre nuestros pasos este sueño, y confía en que lo harán lo mejor que saben y pueden en cada momento, con una consciencia y sabiduría mayores que los que ahora estamos.

Cada reto que ha surgido en este tiempo, los estudiantes lo han afrontado con una sabiduria y capacidad de adaptación admirable.  Por eso, tres años después de su lanzamiento, tengo plena confianza en que es posible lograr el sueño por el que vine.  Es posible en Ecuador hacer ciencia de primer nivel y ciencia que resuelva los retos sociales, económicos y de cualquier otra índole que la vida nos presente.  Es posible hacerlo de una manera respetuosa con las personas, con la individualidad y la comunidad, con la vida y las necesidades de los seres humanos. De hecho, lo estamos logrando cada día.

Para ello es necesario seguir soñando, confiando, creyendo que entre tod@s podemos lograrlo, e imaginar qué mundo vamos a legar a nuestr@s hij@s, nuestr@s niet@s, qué país, qué sociedad.  Ecuador es un paraíso natural, un santuario para la vida de muchas especies de animales y plantas, un foco de diversidad de culturas humanas, y está llamado a convertirse, con tu ayuda, en un lugar desde el cual la vida se renueve en todo el planeta, como la mítica Arca de Noé.

Yachay Tech es para mí un gran sueño de la humanidad de reinventarse, un sueño de vivir y crecer en armonía y respeto, y de crear un espacio donde esto sucede y donde desarrollamos todas las capacidades necesarias para afrontar los retos que hemos creado con nuestra falta de consciencia hasta ahora como humanidad.

Es cierto que hemos cometido equivocaciones en muchas ocasiones, que algunos de nosotros hemos actuado a veces movidos por el ego, que nos ha faltado diálogo y compromiso a veces para compartir más información acerca de qué es Yachay Tech y qué representa, y escuchar más acerca de qué deseas tú de Yachay Tech, qué sueños tienes y de qué manera podemos apoyarte a hacerlos realidad.  Te pido perdón por ello.  Yachay Tech es una fábrica de sueños para el país, incluídos los tuyos.  Por ello te pido que sigas soñando, que sigas creyendo, que sigas confiando que es posible lograrlo, y que juntos vamos a hacerlo.  Y sí, nos seguiremos equivocando, pues equivocándonos aprendemos, y aprendiendo avanzamos más rápido.

Te doy las gracias por estar leyendo estas palabras.  Si has llegado hasta aquí es porque hay una parte de ti que resuena con este sueño, y te pido que me ayudes a expandirlo y a lograrlo a través de las redes sociales.

Es tiempo de cambio en el país.  Elegiste gobierno hace poco, y una nueva realidad se está conformando.  También es tiempo de cambios en Yachay Tech, pues ha de adaptarse a esta nueva realidad para continuar expandiendo este sueño.  ¿Qué papel vas a jugar tú?  ¿Qué deseas en realidad en relación a este sueño que representa Yachay Tech?

Te pido ayuda para lograr que este sueño se expanda por todo el país y se convierta en una gran conversación a través de la cuál entre tod@s creemos el Ecuador que soñamos y que nos merecemos.  Por favor, siéntete libre de comentar aquí, desde el respeto a todas las opiniones, tu sueño, y de compartirlo a tus contactos para llegar a tod@s l@s ecuatorian@s.

Gracias por leer estas palabras.

Un saludo fraterno,

Jorge